Hacia el Autoservicio

Posted on febrero 21, 2011

6


Últimamente he estado haciendo bastante trabajo de campo para investigación de mercados, siendo sincero si me hubieras preguntado 1 año atrás  qué es lo que menos llamaba mi atención dentro de la mercadotecnia te hubiera contestado que la investigación de mercados, ésto a raíz de que soy malo o lo que le sigue a malo para cuestiones relacionadas a números.

Estoy ahora trabajando para una agencia de publicidad, tengo casi seis meses que cambié mi residencia vivo en una ciudad diferente a la de mi origen, al llegar aquí y comenzar a trabajar me di cuenta que al ser un mercado totalmente diferente incluso estando dentro del mismo país, tenia desconocimiento de cómo llegar de manera directa a este nuevo público.

Al estar aplicando encuestas en la calle, en puntos de afluencia como centros comerciales y supermercados, bastante información se obtiene del comportamiento y los pensamientos de las personas estando frente a frente.  Hoy les contaré de mi experiencia en supermercados, que al pasar varias horas observando a la gente resulta bastante curioso cómo se comportan las familias a la hora de hacer las compras.

Las compras se hacen en familia: regularmente las personas acuden con miembros de la familia a hacer todo tipo de compras, los grupos predominantes son, el matrimonio, la pareja de novios, el padre con el hijo o la madre con la hija. Aunque hay quienes van a hacer las compras a solas, es poco el porcentaje de personas que lo hacen precisamente en éste tipo de tiendas las de autoservicio.

Gran influencia de pequeñas personas: otra cosa de la que pude percatarme fué que siempre que van niños a hacer el súper con la familia es reglamentario que no pueden salir con las manos vacías: chocolates, dulces, algún juguete pequeño, una nieve, galletas entre otras cosas, son algunos de los productos que los pequeños llevan de manera victoriosa y con una sonrisa en su rostro a la salida del establecimiento; desconosco los trucos que utilicen pero se las ingenian para que los padres les compren algo.

El hombre toma el mando: Haber, haber ¿El hombre toma el mando en el súper?… Sí, tal vez no el mando de las compras pero sí se apodera del carrito, en la próxima visita que hagan para hacer sus compras fíjense en que siempre el hombre de la familia es el que lleva el carrito, mientras su mujer va comparando precios, metiendo artículos al carrito, checando la lista del mandado, el hombre va tras ella empujando el carrito y tal vez degustando los productos que haya en los pasillos. Tomando este comportamiento, vino a mi mente la idea de colocar publicidad en los carritos del autoservicio dirigida a hombres, la mayoría de la publicidad dentro del súper está dirigida a las amas de casa pero ¿y que hay acerca de los señores?, pensemos ahora en que una marca de aceites y lubricantes para automóvil coloca una promoción en un anuncio en el carrito, o una marca de desodorantes, o una marca de cerveza, mmm y que tal ¿un auto? Ok tal vez no un lujoso último modelo porque el target no se encuentra ahí, pero ¿qué tal un plan de autofinanciamiento? Con un copy en el anuncio como, deja de manejar éste (el carrito de súper) y obtén uno real.

O bien algo como esto…

Ingenioso no?

Existen estudios que comprueban que la publicidad o promociones dentro del supermercado incitan a que el consumidor realice compras de manera compulsiva, esto debido a que al momento de encontrarse dentro de un autoservicio ya van con plena conciencia y decisión a realizar una compra.

Y hablando de carritos ahí les va un dato curioso, ¿a poco no les pasa que luchan contra el carrito por llevarlo derecho sobre la marcha?, los carritos del supermercado por fabricación, se desvían hacia la izquierda. De esta forma tenemos que hacer un mayor esfuerzo con esa mano para dirigirlo, y la mano derecha queda libre para ir tomando lo que vamos viendo al mirar hacia la derecha.

Está en oferta, cómpralos todos!!: Semanas atrás durante una de las clases de la maestría, tuve la oportunidad de ver un video, donde se exponía un estudio que revelaba que si se colocan ofertas la gente responde a ellas inmediatamente, pero para obtener un efecto el doble de efectivo, si a la oferta le colocas la leyenda de limitado a X número de artículos por persona, los consumidores se lanzan sobre los productos pensando en que deben de tenerlos todos antes que se acaben, esto incluso si tienen el mismo precio de oferta que tenían antes de colocar la leyenda. ¿Cuántas veces no hemos caído en esa trampa? Personalmente lo he hecho gran cantidad de veces.

Comentamos ya acerca de la manera en que las personas asisten acompañadas a hacer las compras para el hogar, de la forma en qué podríamos explotar un nuevo medio para publicidad, y de algo de estrategias para elevar el volumen de ventas. Te invito entonces a que la próxima vez que vayas Hacia el Autoservicio, observes con detenimiento a tu alrededor para darte cuenta nuevamente que dentro de una situación catalogada como normal Todo es Merca.

Anuncios